viernes, 16 de agosto de 2019

Cuento LA MARIPOSA Y LA MUERTE DEL JILGUERO

Hoy mi cuento habla sobre la muerte.
Hablar sobre la muerte con los niños nos resulta muy difícil. 
Todos sabemos que forma parte de la vida, y de nada nos servirá ignorarla o intentar ocultarla a nuestros seres queridos; será aún más dolorosa.
Espero que os sirva de ayuda con vuestros peques.
Un beso con achuchón.
Imagen tomada de internet



La mariposa estaba muy triste. Su amigo jilguero llevaba unos días sin visitarla, y lo estaba echando mucho de menos. «¿Dónde estará?», se preguntó en voz alta.
Un conejo que pasaba por allí le preguntó:

—¿De quién hablas?

—De mi amigo el  jilguero —le contestó con una mueca— hace días que no viene a visitarme y estoy muy extrañada.

Al conejo le dio un vuelco el corazón. La noche anterior había escuchado decir a un búho que habían encontrado al jilguero muerto.

—Quizás ha salido de viaje —se le ocurrió decir en el momento.

El conejo se despidió de la mariposa, y fue enseguida a adentrarse en el bosque  para contar a los demás animales lo que sucedía.

Todos hablaban a la vez.

—Si se lo decimos se le romperá el corazón   —decían unos.

—Si no se lo decimos estará esperando al jilguero cada día y no entenderá por qué se ha ido —decían otros.

—De todas maneras se sentirá muy triste  —decían los demás compungidos.

Pasaron dos días y los animales del bosque seguían sin atreverse a contar a la mariposa que el jilguero había muerto.

Mientras, ella seguía preguntando a todos por su amigo.

—¿Has visto a mi amigo jilguero? —preguntó a un corzo.

—No; no lo he visto —contestó bajando la cabeza, alejándose rápidamente de allí.

—¿Has visto a mi amigo jilguero? —preguntó después a la liebre.

—No; no lo he visto —contestó, y de un salto desapareció enseguida temiendo que la mariposa siguiera preguntando.

Al amanecer del tercer día estaba la mariposa desperezándose y escuchó hablar a dos colibríes que pasaban por allí.

—Ha sido una pena lo que le ha pasado al jilguero... ¡Qué mala suerte enredarse en esa alambrada!

—¿Al jilguero? ¿Qué le ha ocurrido a mi amigo jilguero? —preguntó muy alarmada.

—¿No te has enterado? Lo saben  todos en el  bosque —le dijeron—. Murió la otra noche al chocar con una valla de alambre.

—¿Quéeeeeeeee? —gritó sin poderlo creer.

—¡¿Cómo era posible que nadie le hubiera dicho nada?! —se dijo la mariposa—. Había preguntado a todos en el bosque. 

Al enterarse de la muerte de su amigo y de que había sido engañada por todos los animales, la mariposa sintió una punzada tan penetrante en su pequeño corazón que a punto estuvo de morir en ese instante.

Todos en el bosque supieron, que ocultando la muerte del jilguero a la mariposa, lo único que habían conseguido era causarle más dolor.

Poco a poco, con el paso del tiempo, la triste mariposa logró remontar el vuelo; pero nunca entendió por qué todos le habían ocultado la muerte de su amigo.

martes, 30 de julio de 2019

EN EL MAR (seleccionado Certamen poesía Letras con Arte)

¡Estoy feliz!
Mi poema ha sido seleccionado en el Certamen de poesía MAR O MONTAÑA,  de Letras Con Arte, para formar parte de una antología (entre 589 trabajos presentados).  ¡Qué bien!
Antología


En el mar la brisa
en el mar azul,
las olas, los peces,
el cielo, la luz.
Juegan los cangrejos
en la blanca arena.
La tortuga aova
con la luna llena.
¡Noches de verbena!

sábado, 13 de julio de 2019

A GLORIA FUERTES


Gloria Fuertes nació en una casa rural de una familia humilde del barrio madrileño de Lavapiés, en el verano de 1917. Su padre era bedel y su madre costurera y sirvienta. Asistió al Instituto de Educación Profesional de la Mujer obteniendo los diplomas de Taquigrafía, Mecanografía, Higiene y Puericultura.3​ Su interés por las letras comenzó a la temprana edad de cinco años, cuando ya escribía y dibujaba sus propios cuentos. Interés que mantuvo a pesar del nulo estímulo de su familia, como ella misma dejaría escrito.
Os dejo el enlace se wikipedia con más información. 


Me envía esta foto María Rosa Serdio González ¡Gracias!  


 Era un hada Gloria
acaramelada
y como en sus cuentos
además salada.

Con flequillo tieso
y ojos de ratón,
daba caramelos,
y dulce bombón.

Era un hada Gloria
aunque sin castillo,
su padre era pobre
un hombre sencillo.

Su madre limpiaba
en una oficina
y Gloria escribía
con pluma muy fina.

Huérfana de niña
se quedó muy sola
y creció enseguida
saltando las olas.

Escribir entonces
se hizo su consuelo,
escribía versos
en finos pañuelos.

Hizo un cucurucho,
luego fue un sombrero,
lo llenó de cuentos
pipas, caramelos.

Y los repartió
gratis por el cielo,
a niños y adultos
por el mundo entero.

Cuento registrado en el Registro de la Propiedad intelectual
LEER ES HACERSE CULTO, LEER ES HACERSE SABIO, LEER ES MÁS QUE UN ENTRETENIMIENTO, LEER ES UN PLACER.
SI LOS BURRITOS LEYERAN SE CONVERTIRÍAN EN CABALLOS DE RAZA.
SI LOS GUERREROS LEYERAN POESÍA SE CONVERTIRÍAN EN ANGELITOS SIN ALAS.

Gloria Fuertes

Me llamo

Mi foto
Nací en Segovia, el 28 de septiembre de 1959. Soy la autora de los libros de cuentos y poesía infantil: Fantasía en Poesía, UniVersos, Los Cucusillas (publicado por editorial Ramaraga Cuentos, Villena, y editorial Trillas de Méjico), La Rosa y la Hormiga (publicado por la editorial argentina Aquetejuegouncuento), El oso Pomposo, Waldo, el lagarto con zapatos, Poeducto de Segovia. Participo en Adviento de cuento, Fundamentales y Contigo en el cole (de la editorial Tres patas y pico) y en Érase una vez (editado por la Diputación de Albacete). Colaboro en los libros solidarios:Miradas con alas, Lo pequeño es grande y Biblioteca de sueños. Colaboro semanalmente con la revista digital Guía Infantil desde el año 2015. Mis cuentos y poesías están en editoriales y plataformas educativas de todo el mundo.

Entradas populares