jueves, 12 de enero de 2017

PEPITO (Un agapornis muy especial)



Mi sobrina y este precioso pajarito
tienen una relación muy especial.
Hace unos días escapó de la casa
por eso Cristina está tan disgustada.
Pepito es un agapornis muy listo.  
Espero que os guste.
Un beso con achuchón Cris.




CRISTINA Y SU AGAPORNIS PEPITO


Vuela libre por la casa
de la lámpara al sillón,
del armario hasta la mesa
por cualquier habitación.

Entra después en su jaula
cuando quiere descansar,
o beber un poco de agua.
o su piquito limar.

«Se ha escapado mi agapornis»
_dice Cristina llorando_
mientras por toda la casa
y alrededor va buscando.

Se acurruca en su melena,
¡sus colores son tan bellos!
mientras come de su boca
y picotea en su cuello.

Se ha escapado mi agapornis…

Porque sintiéndose libre
quería más libertad,
para conocer el mundo
y por el cielo volar.

Y cuánto más libre ha sido,
más libre ha querido ser,
por eso no estés tan triste
solo alégrate por él.
,
Porque me han dicho, que dicen,
¿habrá ido a la luna a volar?

Que allí están los agapornis
que más felices han sido,
por eso piensa, Cristina,
¡vaya suerte que ha tenido!

Por haber sido tu amigo
y haber vivido contigo.

Cuento registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual




miércoles, 4 de enero de 2017

LAS TRES PALMERAS



La vida es una sola,
 disfrútala con los seres que quieres y serás feliz.
Espero que os guste.
Un beso con achuchón.
Imagen tomada de internet

En una isla muy lejana,
solo había tres palmeras
que discutían a diario,
por ver cuál era más bella.

Sus amigas, las gaviotas,
las veían pelear
y aunque eran tan diferentes
las querían por igual,

La primera era delgada,
la segunda un poco gorda,
la tercera muy bajita
con ramas gruesas y cortas.

Las gaviotas preguntaban:
«¿por qué peleáis palmeras?»,
y aunque se querían mucho,
seguían discutiendo entre ellas.

Un día la más delgada,
cambió de pronto el color,
se puso muy amarilla
y pronto se deshojó.

Todas inmediatamente
dejaron de pelear,
la palmera muy enferma
solo pensaba en sanar.

La cuidaron, la mimaron,
ni una pelea se oyó,
para que pronto sanara
no hubo ni una discusión

Por fin la palmera enferma
recuperó su color,
y de nuevo pelearon
sin aprender la lección.

Pasaron días y meses,
un largo año transcurrió,
«que si yo soy la más bella
que la más bella soy yo»

Cuando menos lo esperaban,
la más pequeña murió,
de la noche a la mañana,
sin haberse dicho adiós.

Y quedaron desoladas
pensando en lo sucedido,
pelear por su belleza
no tiene ningún sentido.

Decidieron ser felices
después del duro revés,
todos somos diferentes,
¡solo se vive una vez!

Las gaviotas desde el cielo
no las oyen pelear,
luciendo sanas y bellas,
solo quieren disfrutar.

 
Cuento registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual

LEER ES HACERSE CULTO, LEER ES HACERSE SABIO, LEER ES MÁS QUE UN ENTRETENIMIENTO, LEER ES UN PLACER.
SI LOS BURRITOS LEYERAN SE CONVERTIRÍAN EN CABALLOS DE RAZA.
SI LOS GUERREROS LEYERAN POESÍA SE CONVERTIRÍAN EN ANGELITOS SIN ALAS.

Gloria Fuertes

Me llamo

Mi foto
Nací en Segovia, el 28 de septiembre de 1959. Soy la autora de los libros de cuentos y poesía infantil: Fantasía en Poesía, UniVersos, Los Cucusillas (publicado por editorial Ramaraga Cuentos, Villena, y editorial Trillas de Méjico), La Rosa y la Hormiga (publicado por la editorial argentina Aquetejuegouncuento), El oso Pomposo, Waldo, el lagarto con zapatos, Poeducto de Segovia. Participo en Adviento de cuento, Fundamentales y Contigo en el cole (de la editorial Tres patas y pico) y en Érase una vez (editado por la Diputación de Albacete). Colaboro en los libros solidarios:Miradas con alas, Lo pequeño es grande y Biblioteca de sueños. Colaboro semanalmente con la revista digital Guía Infantil desde el año 2015. Mis cuentos y poesías están en editoriales y plataformas educativas de todo el mundo.

Entradas populares